Introducción al yoga. Consideraciones básicas

yoga meditar postura

Todo el mundo conoce la palabra "yoga", pero mucha gente no sabe en qué consiste realmente o incluso nunca lo han practicado. Si te encuentras en este grupo, no te preocupes. Nunca es tarde para comenzar algo nuevo.

Consideraciones básicas para una rutina de yoga
  • Nunca fuerces tu cuerpo más allá de su límite. No es una competición contra nadie ni contigo mismo. Es preferible hacer una postura básica perfecta, que una intermedia mal ejecutada. Al principio puede resultarte muy complicado, porque los músculos y articulaciones estarán muy rígidas. Pero con el tiempo, cogerás flexibilidad y podrás ir más allá. Date tiempo, no tenemos prisa. Escucha a tu cuerpo. Es la parte más importante de la práctica.
  • Respiración Ujjayi: la mantendremos durante toda la práctica. Es la que limpia nuestro cuerpo de toda contaminación Consiste en inhalar y exhalar únicamente por la nariz (a no ser que se establezca otro tipo en el momento de realizar la asana). La inhalación siempre debe de hacer el mismo recorrido (respiración del océano): inhalando, lleva el aire primero al vientre, después a la caja torácica, costillas y finalmente la parte superior del pecho. Exhalamos, vaciando por completo los pulmones. El aire se toma y se expulsa muy, muy despacio, en el máximo tiempo posible. Al principio "asusta" un poco porque parece que te quedas sin respiración, pero con la práctica, esa sensación desaparece.
  • Pausas a pulmón lleno-pulmón vacío: es muy importante realizar unos segundos de retención del aire cada vez que inhalamos (pulmón lleno) y cada vez que exhalamos (pulmón vacío). Será muy importante en las asanas dinámicas.
  • Endurecer: aunque se piense que el yoga es una práctica para conectar cuerpo y mente y relajarse, nada más lejos de la realidad. Con las asanas endurecemos el cuerpo, ganamos en resistencia y flexibilidad. Por eso en cada ejercicio o asana hay que apretar fuertemente la faja abdominal, los glúteos y las piernas, para que todos los músculos trabajen. ¡Verás qué agujetas más buenas salen!
  • Las inhalaciones generalmente se usan con los movimientos hacia arriba o de expansión.  Las exhalaciones son por lo general con movimientos hacia abajo y contracción.
  • Descansaremos siempre entre asanas, ya sea en savasana, la liebre, la montaña...
  • Al final de la práctica nos tomaremos siempre de 5 a 10 minutos de relajación.
  • Lo ideal sería realizar una práctica de 60-90 min unas dos o tres veces por semana, en un centro de yoga. Pero si no te sientes preparado o no te va bien en este momento, puedes ponerte vídeos para principiantes en youtube e ir familiarizándote poco a poco con la rutina.
  • Material: una esterilla de yoga, ropa cómoda de algodón, una cinta (puede ser un cinturón de kárate, al que haremos unas anillas mediante una buena costura en los extremos para poder meter los pies. Cualquier zapatero te lo puede realizar). Quítate el reloj y todo lo que pueda molestarte. Será un tiempo destinado a tu práctica y no puede haber distracciones hasta que termines.
Primeros pasos
  • Intenta practicar un poco cada día. Con el estómago vacío (dos o tres horas después de una comida abundante y una o dos tras una ligera o aperitivo) Con regularidad, aunque sean solo 10-15 minutos diarios. Mejorarás tu concentración, tu flexibilidad y fortalecerás la fuerza de voluntad. 
  • Practica a primera hora de la mañana o a última de la tarde, y cuando notes que el cuerpo está más flexible. Tal vez por la mañana te notes muy rígido y sea mejor hacerlo por la tarde.
  • Necesitarás un espacio amplio, despejado y ventilado. En la relajación, es probable que necesites una manta para arroparte (no solo por tener frío, sino para guardar el calor corporal conseguido en la práctica)
  • En determinadas asanas será necesario incorporar un cojín para las rodillas, las lumbares o zonas más rígidas que duelan al contacto con el suelo.
  • Lo ideal es tener los pies descalzos, para lograr un buen agarre a la esterilla y no rebalarnos en las asanas. 
  • Si tienes el pelo largo, átalo con una goma a una altura que no te moleste al estar tumbada boca arriba.

Entradas populares de este blog

Dermatitis atópica en bebés y niños

Vajillas de melamina, ¿merecen la pena?

Respirets, ¡y adiós mocos!