Primeros auxilios en niños.


HERIDAS:
Con las manos bien limpias, colocar un apósito estéril sobre ella y presionar hasta que deje de sangrar. No utilizar algodón ni soplar sobre la herida. Lavar bien con agua y jabón y aclarar con agua fría. No aplicar nunca yodo en niños, se recomienda la clorhexidina (como la Cristalmina). Vigilar que no se infecte (con enrojecimiento, inflamación o pus).

QUEMADURA LEVE:
Colocar la zona afectada bajo el chorro de agua fría durante unos diez minutos, cubrir con un apósito estéril para evitar infecciones y no aplicar ninguna pomada. Si aparecen ampollas, no pincharlas nunca. Controlar la quemadura cada 12 horas y curarla si es necesario de esta manera: aplicar suero fisiológico por arrastre, nunca por irrigación a presión. Dejar secar al aire y aplicar clorhexidina. Volver a tapar con un apósito. Controlar que el vendaje no se pegue a la herida.

OBSTRUCCIÓN DE LA VÍA AÉREA:
Hay tres situaciones posibles:

  • Que el niño se ponga a llorar enérgicamente o toser para expulsar el objeto: en este caso le animaremos a que siga tosiendo, con mucha calma para que no se asuste, y le daremos un poco de agua cuando finalice.
  • Que se le quede algo en la garganta y no pueda respirar correctamente:
    • PARA NIÑOS MENORES DE UN AÑO:
      • nos sentaremos y colocaremos al bebé a lo largo de nuestro antebrazo, apoyado en nuestro muslo, con la cabeza más baja que el tronco. Con el dedo índice y pulgar de la misma mano, sujetaremos firmemente su mandíbula. Daremos 5 golpes fuertes y rápidos entre los omóplatos con el talón de la mano que ha quedado libre. 
      • Si así no arroja el objeto, lo colocaremos boca arriba, con la cabeza más baja que el tronco, y sujetando firmemente su nuca. Con la otra mano colocaremos el dedo corazón y el anular en la mitad de su esternón, y haremos 5 compresiones rápidas hacia abajo. 
      • Si ha expulsado el objeto y lo tiene en la boca, introducir rápidamente el dedo índice en la boca y retirarlo. Nunca introducir el dedo en la boca si no se visualiza el objeto.
    • PARA MAYORES DE UN AÑO:
      • Podemos realizar la misma técnica que para bebés, parando el cada golpe para comprobar si ha expulsado el objeto.
      • Maniobra de Heimlich: detrás de la persona, colocar tus brazos alrededor de su cintura e inclinarle un poco hacia delante. Colocar el puño cerrado sobre el ombligo del niño, en la boca del estómago. Coloca tu otra mano sobre tu puño, y realizar un movimiento brusco y seco, hacia atrás y un poco hacia arriba. Repetir hasta liberar las vías respiratorias.
  • Que no hayamos conseguido sacarle el alimento y el niño esté inconsciente: en este caso, habrá que mantener en todo momento las vías respiratorias abiertas, hasta que lleguen los servicios de emergencia. Inclinaremos la cabeza del niño, empujando la frente hacia abajo con una mano y con dos dedos de la otra, empujaremos la barbilla bien hacia arriba.

Entradas populares de este blog

Dermatitis atópica en bebés y niños

Vajillas de melamina, ¿merecen la pena?

Respirets, ¡y adiós mocos!