Ácido fólico, imprescindible desde el principio del embarazo



Muchas de vosotras ya sabéis que estáis embarazadas mucho antes de recibir la primera consulta con la comadrona o ginecóloga. Hasta que llega el bendito día en el que te confirman que sí, que efectivamente estás embarazada, puede pasar bastante tiempo, y sobre todo, tal cual funciona la sanidad pública actualmente.

Y antes de que llegue ese día, muchas amigas o familiares os aconsejarán que empecéis cuanto antes con el ácido fólico, Pues yo recomiendo hacerles caso. Parece una tontería, pero esta vitamina es muy importante los primeros 28 días del embarazo, ya que previene a tu bebé de tener defectos del tubo neural (espina bífida, problemas en el desarrollo cerebral...) y ayuda a la correcta síntesis del ADN.

Así que ya sabéis, si estáis planeando buscar un bebé, preguntad a vuestro médico si sería interesante empezar a tomarlo. Y si estáis embarazadas, en cualquier herboristería podéis adquirirlo y comenzar a tomarlo.


Si creéis que es muy pronto para empezar a tomar el suplemento, o simplemente os da "yuyu", podéis aumentar el consumo de esta vitamina en vuestra dieta. El ácido fólico se encuentra en:
  • Verduras de hoja verde: espinacas, acelgas, lechuga romana...
  • Legumbre como lenteja, garbanzo, alubia, guisante, cacahuetes...
  • Espárragos trigueros ( también os ayudarán a evitar la retención de líquidos).
  • Brócoli y coles de Bruselas.
  • Frutas: naranja, pomelo, mandarina, papaya, fresas...
  • Cereales: avena, arroz, maíz, germen de trigo...

Entradas populares de este blog

Dermatitis atópica en bebés y niños

Vajillas de melamina, ¿merecen la pena?

¿Cómo reducir el riesgo de padecer cáncer? Alimentación saludable y preguntas frecuentes